Los mineros se preparan para el rescate de Julen.

0
187

Santiago Suárez, exjefe de la Brigada de Salvamento Minero de Hunosa desplazado a Totalán que va a rescatar al pequeño Julen, ha explicado cómo será la tarea. El equipo de ocho efectivos que se encargarán de realizar los últimos metros del túnel horizontal tendrán que trabajar de rodillas o tumbados en turnos de entre cuarenta minutos a una hora hasta localizar al pequeño.

Una vez acabado el pozo vertical paralelo al que cayó el pequeño Julen el pasado domingo.

Los mineros bajarán en una jaula o ascensor, desde donde «trabajarán a distancia del suelo con el fin de dejarlo como caldera para que se lleve el escombro que van produciendo». Cuando la galería alcance 1 o 2 metros, desplazarán la jaula hacia arriba.

Los miembros del equipo empezarán a abrir el acceso horizontal y lo harán picando con martillo neumático de aire comprimido y con «una pala echando el material hacia atrás», ha explicado Santiago Suárez, exjefe de la Brigada de Salvamento Minero de Hunosa.

El exjefe de los mineros de Hunosa no ha precisado el tiempo que tardarán en realizar este acceso dadas las dificultades del terreno y la complicación del trabajo. Los mineros irán equipados con mascarillas y detectores de oxígeno y se comunicarán con el resto de técnicos encargados del operativo vía telefónica.

Labores de encamisamiento del pozo vertical construido en paralelo al que cayó el pequeño Julen atrapado desde hace nueve días en un pozo en Totalán (Málaga), el 22 de enero de 2018. La dificultad del rescate radica en la estrechez del pozo donde cayó el niño, del que no se tienen señales de vida desde el accidente.