Excavada más de la mitad del túnel paralelo que permitirá llegar a el pequeño Julen.

0
113

Angel García Vidal, ingeniero coordina los trabajos de rescate de Julen, el niño que cayo el domingo pasado en un pozo en Totalán (Málaga).Lo hacía sobre la una de la tarde, cuando informaba de que todo estaba listo para comenzar el penúltimo paso para encontrar a Julen: realizar una galería vertical cuya excavación duraría, en condiciones óptimas, 15 horas.

Los cálculos indicaban que sobre las cinco de la mañana de este domingo estaría acabada, pero no ha sido así. De madrugada, se toparon con una veta de roca dura, como la que ya dificultó los trabajos en días anteriores, que ha ralentizado mucho el avance de la perforación. Era pizarra y se toparon con ella a los 18 metros de excavación. A las siete de la mañana se habían alcanzado 33 metros de profundidad, poco más de la mitad de lo necesario. Pasadas las diez de la mañana, se calcula que han llegado ya hasta unos 40 metros bajo tierra.

De manera paralela, los operarios están realizando todos los pasos necesarios para que  los mineros de la Brigada puedan actuar en cuanto la cavidad esté finalizada. Ellos harán a mano un túnel horizontal para llegar hasta el niño y, según las previsiones iniciales, tardarán unas 20 horas. La estructura metálica elaborada expresamente para esa operación ya se encuentra en el lugar de trabajo, una finca familiar a las afueras de la localidad malagueña. Tiene un diámetro de 1,05 metros por 2,5 de altura y está diseñada para dos personas con material para excavar o tres en caso de necesidad de rescate. 

esta mañana la Subdelegación del Gobierno ha informado también se ha aportado una capa de hormigón a los alrededores del punto de descenso “para evitar desprendimientos”. Una vez acabe la perforación —y su entubado— se procederá a hacer descender a los mineros en la plataforma metálica hasta unos 72 metros de profundidad respecto al orificio del pozo por el que se precipitó el menor.

Hoy se cumple una semana desde que el pequeño Julen cayo en un pozo, que han lidiado con numerosos inconvenientes que han ido haciendo variar los plazos para lograr sacar al niño del pozo. Al menos, la lluvia no ha sido uno mas, ya que ha hecho su aparición durante la pasada madrugada pero de manera débil y aislada, sin afectar al equipo de trabajo.

La dificultad para acceder al punto exacto donde está el pozo donde cayó Julen fue el primer obstáculo. La pista, de tierra y con mucha pendiente, ha tenido que ser mejorada a marchas forzadas para que la numerosa maquinaria de gran tonelaje utilizada pudiera acceder con seguridad. Un buen ejemplo ocurrió en la mañana del viernes, cuando la perforadora procedente de Guadalajara tuvo serios problemas para circular por la carretera de montaña de Totalán y, después, por el camino de tierra. El convoy pesaba 130 toneladas y su longitud superaba los 30 metros de largo. 

Mientras tanto, los padres de Julen, Victoria García y José Roselló, siguen descansando desde la noche del jueves en una casa cedida por una vecina de Totalán, muy cerca de donde se realiza su trabajo y custodiada por la Guardia Civil. Allí están recibiendo la visita de algunos familiares y amigos.