¿Cómo mantener el equilibrio emocional de un niño?.

0
18

Los adultos a menudo se enfrentan a retos como determinar su lugar en la vida, la inestabilidad financiera, los problemas personales, el estrés en el trabajo y muchos otros. ¿Pero qué pasa si un niño siempre está cerca y los padres están abrumados con sentimientos negativos?.

La psique del niño es muy frágil, pero hay ciertos signos de que el niño está feliz y emocionalmente equilibrado:

  1. El niño muestra un sentido de satisfacción y respeto por sí mismo
  2. Él o ella tiene el deseo de divertirse.
  3. Se ríe en cualquier ocasión adecuada y sonríe sin razón
  4. Es capaz de lidiar con el estrés asociado con cualquier dificultad, con la confianza para superarla
  5. Establece fácilmente metas y encuentra maneras de alcanzarlas;
    Juega con placer y pide permiso a los padres para invitar a sus amigos a jugar juntos
  6. Se adapta a los cambios, demuestra flexibilidad en sus acciones y decisiones, y muestra respeto por los padres.
  7. Trata de hacer su tarea lo más rápido posible y pasar el mayor tiempo posible en el patio con sus amigos.
  8. Tiene muchos amigos con los que pasa mucho tiempo.
  9. Tiene confianza y una buena opinión de sí mismo y de su familia.

Estos signos indican que el niño está emocionalmente equilibrado. Sin embargo, esto no significa que él o ella caminará con una sonrisa en su cara todo el día. Él o ella puede estar molesto por alguna razón, pero también tiene el valor de discutir sus sentimientos y buscar la causa del trastorno.

Pueden ocurrir situaciones estresantes en la vida del niño más positivo. Por ejemplo, si un niño obtiene una mala nota en la escuela, la madre puede estar preocupada: «Si sigue así, puede que suspenda los exámenes finales», «¿Qué dirá el profesor cuando yo llegue a la escuela», «Supongo que es culpa mía, porque ayer lo dejé ir a la cama más tarde», etc.?

Por otro lado, los padres pueden reaccionar ante tal situación: «Estudiar ahora es tu trabajo. Estoy decepcionado de ti.

Así que cuando un niño obtiene una mala nota, piensa: «¿Qué dirán los padres? ¿Cómo puedo decirles esto?

Como resultado, existe una situación en la que los padres quieren evitar que algo así le suceda a su hijo en el futuro, y el niño deja de confiar en sus padres y comienza a sentirse ansioso.

Los adultos tienen derecho a cometer errores, pero los niños también. El fracaso socava la confianza en sí mismo de un niño, sin importar dónde ocurra. Por lo tanto, el niño necesita su apoyo y motivación.

En este y muchos otros casos, el estado emocional de su hijo depende en gran medida de su apoyo. Para que el desarrollo personal y la escolarización de su hijo se desarrollen sin problemas, él o ella necesita una retroalimentación positiva de usted. Si usted quiere que su hijo alcance su máximo potencial, hágale saber que usted cree en él o ella.

Un niño emocionalmente equilibrado puede encontrar una solución a cualquier problema. Su apoyo ayudará a su hijo a desarrollar una actitud positiva hacia cualquier desafío en su desarrollo.